11 feb. 2017

La Familia como conflicto

La Familia como conflicto: Terapia Familiar


La Terapia Familiar implica la participación conjunta de varios miembros de la familia aunque también permite la realización de entrevistas individuales, o de los hermanos solos o los padres solos.
  Es útil cuando la problemática tiene un componente más relacional. En ocasiones problemas como el fracaso escolar, el oposicionismo y negativismo en la adolescencia, discusiones frecuentes, agresividad, falta de autoridad de las figuras parentales
  ¿Cómo se desarrolla una terapia familiar?
 En la Terapia Familiar se pregunta a cada uno de los miembros cuál es su visión particular del problema.

 Expuestas todas las visiones se trata de llegar a una definición conjunta del problema, las soluciones intentadas, expectativas no satisfechas.

  En este proceso el terapeuta analiza cuales son los puntos fuertes de la familia, los valores fundamentales, las coaliciones y alianzas entre los distintos miembros, la claridad de la jerarquía familiar, el apoyo mutuo y unidad de los padres ante el problema.

 Desde CISAF PSICOLOGOS MADRID hacemos Terapia Familiar porque confiamos en la familia como solución y no solo como problema. Porque aunque sea un miembro el identificado como paciente, todos sufren las consecuencias del problema y por tanto, todos, padres e hijos pueden contribuir a su solución.

 Cuando hacemos Terapia Familiar respetamos la jerarquía familiar haciendo que todos se sientan parte de la solución. Nuestro modelo es de responsabilización en primera persona y no culpabilizante. La pregunta sería: “Tú, padre, madre, hijo mayor, hijo sintomático, hijo menor ¿hay algo que esté en tu mano hacer para que mejore este problema?” La familia pasa por distintos momentos evolutivos que pueden generar crisis e incertidumbres:

  • La Emancipacion de la familia de origen e inicio del matrimonio
  • La llegada de los hijos
  • El comienzo de la adolescencia
  • El uso de la casa paterna como fonda
  • El síndrome del nido vacío.
  • La pérdida de seres queridos.
Existen problemáticas específicas en las que la Terpia Familiar ha mostrado su eficacia.
  • Dificultades para el establecimiento de límites y normas
  • Problemas de comunicación padres e hijos.
  • Adolescencia dificil, oposicionismo
  • Falta de respeto entre los miembros
  • Falta de acuerdo en los estilos educativos de los padres
  • Dificultades de relación con el ex-cónyuge que afectan a la relación con los hijos
  • Fracaso escolar, acoso escolar, dificultades de adaptación social
  • Todo tipo de síntomas de los hijos con un componente emocional claro.
  • Ideas de separación



Tratamiento adicción

Tratamiento Psicológico de la adicción


¿Qué es una adicción? La adicción es una enfermedad caracterizada por la pérdida de control en el consumo de una o varias sustancias adictivas (alcohol, cocaína, cannabis, tranquilizantes, etc). Esta pérdida de control hace que el adicto, aunque se lo proponga, no consiga dejar de consumir definitivamente por sí mismo. 

Cuándo podemos hablar de que una persona padece una adicción? Es posible que nos encontremos ante un problema de adicción, cuando en una persona que consume alguna o algunas sustancias adictivas (alcohol, cocaína, cannabis, tranquilizantes, etc) comienzan a aparecer cambios en su comportamiento, carácter, problemas en la familia, el trabajo o los estudios. Es decir si se observa alguno de estos criterios, sería importante conseguir un diagnostico profesional. 

Alteraciones del carácter y de la conducta: enfados, nerviosismo, a veces comportamientos agresivos, desatención de las obligaciones, descontrol de hábitos y horarios, abandono de aficiones y amistades sanas, mentiras, promesas incumplidas, problemas económicos y/o laborales, dificultades para levantarse, etc. 

El paciente continúa consumiendo a pesar de que este consumo no le sienta bien ya que le acarrea problemas personales, laborales y sociales. Cuando la persona que consume, decide dejar de consumir, ya que se da cuenta de que este consumo le genera problemas, y a pesar de esta decisión al cabo de de un tiempo vuelve a consumir.

 ¿Cuáles serían los objetivos con una persona con problemas de adicción?  Identificar y diagnosticar correctamente el problema y sus posibles complicaciones orgánicas. Desarrollar estrategias terapéuticas eficientes para que el paciente comprenda su enfermedad y trabaje para aprender a vivir bien sin consumir sustancias adictivas. Conseguir la reinserción personal, familiar, social y profesional del paciente. 

Enfoque terapéutico de la depresión

Enfoque terapéutico de la depresión



La vida está llena de retos y por tanto de decisiones que tenemos que tomar constantemente, en ocasiones hay éxitos y en ocasiones fracasos. 

A veces cuando tenemos la sensación de estar constantemente luchando y no conseguimos los éxitos por los que trabajamos tanto, puede darnos la sensación de que solo conseguimos fracasos. 

La depresión pone de manifiesto un anhelo, un deseo no cumplido.  Siento que ya no disfruto con las cosas, no puedo soportarlo más, cada día que me levanto es igual que el anterior, siento que mi cuerpo pesa toneladas. Me veo con pocas energías. Cada vez que me levanto es una lucha contra mí mismo/a…  Estos pensamientos que acabamos de exponer suelen ser muy claros para una persona que tiene un trastorno depresivo. Los principales síntomas de depresión son los siguientes: Apatía: no se tienen ganas de hacer absolutamente nada. Anhedonia: se deja de disfrutar de las cosas por las que antes se disfrutaba. 

Cambio en el hábito de alimentación: las personas que lo padecen manifiestan un cambio súbito en el apetito (o comen mucho más o mucho menos). Trastornos del sueño: duermen o están acostados a todas horas sin ganas de levantarse. Cambios en la vida cotidiana: por todo lo anterior, la persona que padece depresión deja de salir con amigos, asearse, o incluso se siente incapacitada para asumir responsabilidades en el hogar (cuidado de niños, limpieza de la vivienda…). ¿Por qué aparece la depresión? Cuando se adueña en la persona la falta de esperanza para conseguir aquello que desea pueden aparecer sentimientos depresivos. Nuestra mente, para protegernos de los mismos, empieza a asumir por medio de pensamientos automáticos negativos...

Premios y Castigos a los hijos

Premios y Castigos: Cómo poner limites


Pensamos con frecuencia que la autoridad es hacernos valer frente a nuestros hijos, que nos obedezcan, que no nos tomen el pelo, hacer que cumplan las normas que proponemos, que respeten y nos respeten. En esta charla vamos a ver qué les pasa a los padres o madres que son capaces de tener esta posición y que les pasa a los que no son capaces.

 Al que se le da todo, y prácticamente no se le niega nada no se hace agradecido más bien al contrario aprende una actitud despótica: SE SIENTE CON DERECHO A TODO. Son numerosos los problemas de estos niños: les cuesta asumir responsabilidades, se hacen dependientes, tratan de conseguir las cosas a través de la queja, se hacen autocentrados y poco solidarios. Los padres que son capaces de poner normas y hacerlas cumplir son personas que entienden que los seres humanos aprendemos por las consecuencias.

 En realidad los mayores problemas no están a la hora de poner normas. Los padres sabemos qué esperamos de los hijos. Nuestro problema reside fundamentalmente en hacer cumplir estas normas. 

Aquí es donde decaemos. APRENDEMOS POR LAS CONSECUENCIAS Los niños, adolescentes y adultos aprendemos por las consecuencias. Tendemos a actuar en función de ellas. Cuando después de realizar una acción obtenemos una consecuencia desagradable, hablamos de la palabra castigo. Cuando obtenemos una consecuencia agradable hablamos de refuerzo. Lo propio es que un niño ante una conducta inadecuada reciba una consecuencia desagradable que puede ser: Privarle de algo agradable: dejarle sin salir, no darle chuches, no darle la paga… Infligir algo desagradable: darle un cachete, hacerle limpiar el baño…A su vez se...

Edades de los hijos

Nuestros hijos en función de las edades


EL NIÑO DE 1 AÑO . Adquiere independencia y aumenta su habilidad para cada vez más cosas . Empieza a oponerse a las rutinas diarias que había aceptado hasta ahora. No hay que ceder; si no, aprende que los adultos están dispuestos a hacer concesiones cuando quieren que haga algo. . No actúa por terquedad o desobediencia, sino por su afán de conocer el mundo que le rodea. . 

Experimenta continuamente, conociendo cosas, lugares y posibilidades. No se le puede perder de vista ni un momento. . En este año se dan grandes aprendizajes e importantes adquisiciones. Hay que ayudar al niño a aumentar su independencia y facilitar su maduración.. Prolongar cuidados innecesarios, provoca inmadurez. La protección que el niño necesita ha de ser bien dosificada, sin impedir que experimente, porque es la forma que tiene de conocer la realidad. INICIO DEL NIÑO EN LA ESCUELA INFANTIL .

 Cada vez más independiente, pero con grandes oscilaciones. A veces, es capaz de hacer muchas cosas por sí solo y otras, necesita grandemente a sus padres. . La independencia que va adquiriendo, aumenta la posibilidad de conflictos. Empieza a oponerse a deseos y órdenes, iniciándose el negativismo característico de esta época.

 Esta oposición puede manifestarse orinándose en la cama, mordiéndose las uñas, con estreñimiento, con falta de apetito. . Como está continuamente ocupado y todo lo curiosea, acaba cansado, haciéndose más irritable, lo que, unido al negativismo da lugar a intensas rabietas. . Situaciones que aumentan el negativismo y las rabietas pueden ser una enfermedad del niño o de la madres, cambios de domicilio,… pero sobre todo, el nacimiento de un...

Eventos

Eventos en CISAF



Peleas y Rivalidades Entre Hermanos

Peleas y Rivalidades Entre Hermanos


La rivalidad entre hermanos es normal. Lo extraño sería que dos hermanos no pelearan porque no compartirían un mismo punto de interés. Lo que vamos a tratar en este espacio es cómo hacer para que esta rivalidad no se convierta en un obstáculo para el mutuo apoyo entre los hermanos por un lado, y en segundo lugar cómo hacer para que no nos desgastemos los padres en estas peleas. 1º LO PRIMERO ES OBSERVAR El primer dato de mi experiencia es que lo padres son muy intervencionistas. Nos desagradan enormemente las discusiones y peleas entre hermanos y tratamos de atajarlas en seguida.

 Las peleas entre hermanos suelen responder a pautas que se reiteran una y otra vez.

Por lo general a los padres les preocupa que el mayor se pase con el pequeño. Solemos marcarle mucho. Pero también es cierto que los pequeños en ocasiones tienen actitudes despóticas, provocadoras, casi reclamando que el otro le roce para poder decirle a mamá “me ha pegado”. Esta actitud protectora bien intencionada tiene un mensaje negativo para el niño: “Tú no te vales por ti mismo, yo te tengo que defender”. Este mensaje potencia el victimismo y sentimiento de incapacidad.

Propuesta: Cuando dos hermanos se peleen acudid al lugar de los hechos, pero sin decir nada, os sentáis cómodamente y simplemente observáis que pasa, si os reclaman la atención simplemente decir “seguid, seguid a mi no me hagáis caso”. Esto no es posible hacerlo cuando hay violencia física y existe riesgo para alguno de ellos, pero esto ocurre en pocas ocasiones. Lo más probable es que vuestros hijos se queden desconcertados, pues...